miércoles, 15 de mayo de 2013

Calmantes en lugar de la cura

Calmantes en lugar de la cura
Miércoles, Mayo 15, 2013 | Por Moises Leonardo Rodriguez

LA HABANA, Cuba. mayo, www.cubanet.org – La vía más socorrida para
aliviar el peso de la atmosfera represiva y la pobreza generalizada es
la salida del país, sea en forma permanente o temporal. Bodas por
conveniencia, visitas a familiares radicados en el exterior -que se
aprovechan para trabajar por la izquierda y regresar con unas monedas
más-, contratos de trabajo en el exterior, salidas furtivas hacia
terceros países y misiones gubernamentales son algunas de las variantes
de alivio.

Muchos de los que no desean o no encuentran la forma de salir del país
para mejorar sus vidas, lo intentan robando en centros de trabajo para
suministrar a la bolsa negra, o acaparando mercancías de tiendas
estatales para revenderlas a precios mayores, y así obtener ingresos
extra que llegan a ser notables en algunos casos.

Ocupar puestos de dirección administrativa o política es otro de los
caminos para beneficiarse con las prebendas, los frutos de la corrupción
y los beneficios de las relaciones impuras entre los miembros de las
esferas de poder.

Ingresar a las Fuerzas Armadas o el Ministerio del Interior también es
un camino que garantiza la satisfacción de necesidades básicas, y hasta
prebendas crecientes, según se ascienda en la cadena de mando.
Alimentación, vivienda, vestido y artículos domésticos a precios mucho
más bajos que a la población, son algunos de los beneficios que gozan
los miembros de estas instituciones militares.

Algunos de los que ejercen oficios como la prostitución, la chapistería,
la plomería y la albañilería, o los propietarios de tierras y vehículos
privados, logran ingresos que les permiten niveles de vida superiores a
la media nacional.

La casi totalidad de los que se incluyen en estos grupos se conforman
con el calmante que brindan sus ingresos, en medio de la pobreza
generalizada y de la relativa tranquilidad que disfrutan los que no se
involucran en acciones cívicas a favor de los cambios que la mayoría desea.

Este es el resultado del diseño estratégico que incluye el uso desmedido
de la fuerza en algunos casos para infundir temor en la mayoría, y la
permisividad de lo ilegal para quienes no se metan con el poder.
Combinando de forma simbiótica la necesidad de la gente de escapar de la
pobreza con la de no desafiar al régimen, éste consigue mantener
neutralizados a los que demandan cambios de forma pacífica.

Tratar un tumor con aspirinas, procurar calmantes en lugar de la cura,
ha dado larga vida a la enfermedad social del castrismo, y por el
momento no aparece en el horizonte una medicina radical para curarla.

corrientemartiana2004@gmail.com

http://www.cubanet.org/articulos/calmantes-en-lugar-de-la-cura/

No hay comentarios:

Publicar un comentario