martes, 14 de mayo de 2013

El Cólera ronda en Palmira

El Cólera ronda en Palmira
Martes, Mayo 14, 2013 | Por Alejandro Tur Valladares

CIENFUEGOS, Cuba, mayo de 2013, Alejandro Tur Valladares/
www.cubanet.org.- Hace una semana informamos acerca de la presencia del
Cólera en el municipio Palmira, perteneciente a la provincia de
Cienfuegos. La nota aparecida el 30 de abril en Cubanet, bajo el título
El Cólera ataca a Cienfuegos, cita fuentes vinculadas a salud pública y
al Gobierno Provincial. De igual modo refiere la visita que hiciera a la
localidad Roberto Morales, actual Ministro de Salud Pública. Interesado
en conocer cómo han afrontado los pobladores la presencia del mal,
vistamos Palmira.

Pensé hallar notas en los postes de la luz, con orientaciones precisas
de cómo evitar el contagio; voluntarios de puerta en puerta informando
qué medidas adoptar ante la presencia de los síntomas que acompañan la
enfermedad; brigadas de Comunales destupiendo tragantes, recogiendo
escombros, eliminando micro vertederos. En fin, pensé que toda la
atención de las autoridades, fueran políticas o sanitarias, estaría
focalizada en combatir la epidemia y que estos esfuerzos serían
fácilmente percibidos por el visitante.

Paradójicamente, me bastaron pocos minutos en la ciudad infesta para
apreciar lo desacertado del pensamiento. Si algo resaltaba en cada lugar
era la pasividad. Perplejo, quise conocer las causas. Tras entrevistar
algo más de una decena de palmireños, la verdad afloró inequívoca; el
sosiego nacía de la desinformación o de la no información de los medios
oficiales .

El primero en responder a fue Javier, un elaborador de Pizzas por cuenta
propia:

Según este hombre, la información les ha llegado a través de familiares
o amigos que trabajan en Salud Pública, pues las entidades oficiales
niegan el hecho.

Javier contó que, el viernes 26 del pasado mes, llegaron inspectores,
quienes le ordenaron parar la venta hasta nuevo aviso, sin que mediara
razón o documento legal alguno. Una semana después, les devolvían la
licencia, sin explicación. Acompañaba al autorizo una notificación sobre
los alimentos que podrían ser vendidos y los que no.

"Por mi barrio fue una funcionaria de salud pública y dio una charla en
el CDR. Ella nos dijo que no hay Cólera en Palmira", comentó Yasmani,
socio de Javier.

Según Yasmani, la funcionaria, -probablemente una doctora, pues llevaba
bata blanca- expresó que todo responde a rumores mal intencionados.

Un joven que consumía pizza nos recordó lo ocurrido en la década de los
80 cuando una epidemia de Dengue ocasionó cientos de muertos en toda la
isla. En aquel entonces, se culpó a una presunta guerra bacteriológica
emprendida por el gobierno norteamericano, cuando la verdad histórica es
que el contagio fue introducido al país por militares cubanos que
regresaban de África.

Jacinta, ama de casa de 69 años de edad, defiende la versión oficial.

"La gente habla muchas mentiras", dijo. Ella asegura haber escuchado por
Radio Ciudad del Mar (emisora provincial) a una especialista que negaba
la existencia del Cólera.

Al preguntarle el porqué de las medidas extraordinarias adoptadas por el
gobierno local, entre las que se cuentan cerrar centros gastronómicos,
aislar pacientes que sufren de diarreas profusas en la Escuela
Politécnica de la ciudad, distribuir agua para el consumo por medio de
carros cisternas, colocar frascos con desinfectantes en cada
establecimiento para que los clientes se laven las manos y otras
similares, no supo qué responder.

Juana, una vendedora ambulante de dulces tampoco cree que el cólera esté
allí; para demostrarlo, habla de un vecino que estuvo ingresado y ahora
deambula por la ciudad tranquilamente. Ella tiene el criterio que "del
Cólera no se salva nadie".

Para el campesino Ernesto las cosas están claras. "Esta gente –
funcionarios del gobierno- nunca dice la verdad".

Los recelosos sostienen el criterio a partir del record que poseen los
medios de información a la hora de omitir información políticamente
molesta. Información sobre graves situaciones epidemiológicas, como la
sufrida por las provincias orientales recientemente con el Dengue, han
sido omitidas, retardadas, distorsionadas.

Confirmar la presencia de epidemias, verificar el alcance, conocer
detalles que permitan ampliar horizontes es tarea harto difícil para
quienes pretendemos informar verazmente. Sabemos de prácticas médicas
como aquella certificar contagios e incluso muertes achacándolo a
enfermedades que nada tienen que ver con aquellas que los originaron.

Sabemos que todas estas crisis son tratadas como si se tratase de una
guerra, clasificando a la información relacionada con el fenómeno como
Secreto de Estado.

Guardar bajo la alfombra el mal que nos afecta no hace más que agravar
una situación que de ser atendida por todos, en tiempo real, con
información precisa y actualizada, pudiera encontrar airosa salida.
Pretender lograr una falsa percepción de tranquilidad distorsionando u
ocultando hecho es un comportamiento francamente criminal.

http://www.cubanet.org/articulos/el-colera-ronda-en-palmira/

No hay comentarios:

Publicar un comentario