martes, 5 de noviembre de 2013

Medicina en Cuba ¡si no hay dinero váyase por donde vino!

Medicina en Cuba: ¡si no hay dinero váyase por donde vino!
[05-11-2013]
Mario Hechavarría Driggs

(www.miscelaneasdecuba.net).- Recordando los sucesos del Hospital
Psiquiátrico de La Habana en el año 2011, donde murieron más de treinta
enfermos mentales en una noche invernal, hambrientos, sin protección
ante el viento frío de aquella madrugada trágica, les aseguro que de no
tratarse de una urgencia médica, no asista a ningún hospital de la
capital, si usted no tiene dinero, olvide la pronta solución de su problema.
Los dementes fallecieron porque quienes debían ocuparse de ellos estaban
"atareados" en apropiarse de los alimentos, ropa de cama, y demás
vituallas puestas a disposición del personal hospitalario para atender a
los internados. Es una marcada tendencia comercial, corrupta, extendida
a todo el sistema de la salud pública cubana.

La estomatología es una de las actividades más cotizadas, con precios
mínimos de 20 Pesos Convertibles (CUC) por varias extracciones y
empastes, sin considerar prótesis, cuyo valor sería el doble o más.
Muchas veces "falta" la anestesia, pero "aparece" por 5 CUC,
resolviéndose el caso.

Ni hablar de las colas para ser atendido por los médicos de cualquier
especialidad. Hasta la prensa estatal, partidista, de forma débil y
parcializada, denunció recientemente el llamado "amiguismo", consistente
en atender a ciertos ciudadanos fuera de turno, evidentemente porque
traen, trajeron antes o traerán después, buenos regalos a los médicos.

Conozco el caso de una mujer aquejada de fibroma sangrante, operada en
el Hospital Hermanos Ameijeiras, quien obsequió dos Pescados de a cinco
kilogramos cada uno a los cirujanos que oficiaron en su intervención
quirúrgica. De no haberlo hecho, la pobre mujer tendría que haber
esperado un año, porque la cola al quirófano es larga.

El popularmente conocido como hospital de "emergencias", oficialmente
General Freyre de Andrade, para nada cuenta el supuesto prestigio de un
siglo de historia. Trasladar a una persona desde una sala de ingreso
hasta el departamento de radiografía puede tardar largas horas,
cambiadas por unos minutos si le regalas un peso convertible al
camillero. En la mayoría de los casos el familiar acompañante, hace de
camillero.

Las ambulancias representan otra conocida esfera de la corrupción. Al
realizar la petición de auxilio, quien hace la llamada telefónica deberá
entrenarse previamente en materia teatral, para expresar la mayor
angustia posible en su tono de voz, agregando detalles extremos sobre el
estado del doliente. El regreso a casa, cuando felizmente dieron de alta
al paciente, es otra cosa. No hay lágrimas, tampoco urgencia. La
solución será meter la mano en el bolsillo, pagando aproximadamente lo
mismo que cobraría un taxista por el servicio.

Provoca ira escuchar o leer la proclamada gratuidad de la Salud dentro
del país, mientras diariamente suceden cosas como las antes señaladas.
Ahora el colmo es que las autoridades del MINSAP han colocado pancartas
en los centros asistenciales, informando sobre los costos aproximados de
estos servicios, evidentemente altos, como una amenaza de cuánto
pagaríamos de eliminarse la proclamada "gratuidad."

La gente vira el rostro a los carteles, pensando que, de hecho, lo que
llaman gratis se está pagando doble, porque como se conoce en economía,
nada es realmente gratuito en los servicios públicos. Los costos salen
del sudor de los mismos que debieran recibir las debidas atenciones,
ahora asequibles si se agregan los pagos adicionales que exige la
corrupción.

Para finalizar, faltan especialistas en nuestros hospitales, sobre todo
los más calificados, porque miles de ellos se van al extranjero, donde
al menos recibirán una pequeña parte de los buenos salarios que ofrecen
a los galenos las entidades correspondientes de los países que
rubricaron esos contratos con Cuba.

No hay secretos, el origen de la situación se explica con cifras de la
economía cotidiana. Un Doctor recibe al mes el equivalente a 20 o 30
dólares. Trabajando en el exterior será un poquito más, con otras
opciones, quedándose siempre el estado con la parte gruesa del pastel.

Por transición directa, los siguientes afectados están más abajo en la
escala, es la mayoría del pueblo cubano que, como dije al principio, de
no tener dinero para pagar subterráneamente los servicios médicos,
deberá regresar a casa; digo... irse al carajo como decimos en buen cubano.

Source: Medicina en Cuba: ¡si no hay dinero váyase por donde vino! -
Misceláneas de Cuba -
<http://www.miscelaneasdecuba.net/web/Article/Index/5278ae963a682e0a04e86c0b>

No hay comentarios:

Publicar un comentario