miércoles, 18 de junio de 2014

Un electro para morirse del corazón

Un electro para morirse del corazón
En el Hospital de Emergencia de La Habana a una mujer le endilgaron un
análisis de un hombre de 99 años de edad
miércoles, junio 18, 2014 | Martha Beatriz Roque Cabello

LA HABANA, Cuba -La señora Margot Sarmientos Díaz, está de visita en La
Habana, procedente de Puerto Padre, Las Tunas. El pasado día 5 de junio
en horas de la madrugada, hubo que trasladarla al Hospital Freire de
Andrade (antiguo Emergencias) porque se le presentó un dolor precordial.
Allí fue recibida por una doctora que le indicó un electrocardiograma.

La técnica que realiza el examen se encontraba durmiendo y se levantó de
mala gana y le entregó la tira que lo certifica.

Volvió a la Dra. y le recetó ibuprofeno y paracetamol, luego de
explicarle que el electro había dado normal.

Pero, en horas de la mañana, alguien que vio el electro, le dijo que no
era de ella, pues tenía fecha 29 de mayo de 2014, decía que pertenecía a
alguien del sexo masculino y con 99 años de edad.

La señora Maritza Concepción Sarmientos, prima de la paciente, me llamó
por teléfono para pedirme una opinión, le dije fuera al hospital a ver
al Director y le planteara el problema.

Así lo hizo en las primeras horas de la mañana, pero el dirigente se
encontraba reunido con la provincia y la remitieron a la sub-directora,
la Dra. Marta.

Ella de forma amable, le mandó a repetir el electro, una radiografía de
tórax y la remitió al cardiólogo. Una vez estuvieron las pruebas, el
especialista le dijo que tenía inflamación en los tejidos del tórax, que
no podía hacer esfuerzos físicos, que no tomara ningún medicamente
(contrario a lo que le recetó la primera médico). También le recomendó
que comiera sin grasas y sin sal y que tomara abundante líquido.

Un médico ajeno al problema y consultado al efecto dijo que la
prescripción se correspondía más con una inflamación cardio-vascular que
con una ostiocondritis.

Con respecto a la técnica que se supone cometió el error, la sub
directora dijo que era negra y la iba a poner más negra que su color,
pero que el primer problema era resolverle la situación de salud a la
paciente.

A Margot, el cardiólogo le mandó una prueba ergométrica, pero el turno
que le dieron fue para el 10 de julio, no obstante, la Sub Directora le
dijo que la viera el 9 de junio para resolver ese problema.

Maritza Concepción me visitó con todos los documentos y pruebas de lo
ocurrido y asesorada de un médico comenzamos a revisarlos. La tira del
primer electro realizado a las 3 y 28 de la madrugada tenía los datos
que había explicado y al final se podía leer una sugerencia del equipo
sobre la amplitud y el crecimiento.

Pero había un segundo y un tercer electro, efectuados a las 10:01 am y
10:02 am, solo con un minuto de diferencia. El primero de modo
automático y el segundo manual.

Se pudo constatar que era prácticamente imposible la distancia en el
tiempo entre un electro y otro, pero el de modo manual tenía los mismos
errores que el que se le hizo en horas de la madrugada. Su fecha 29 de
mayo, la edad 99 años y el sexo masculino. Por su parte el automático
tenía bien el sexo: femenino y la edad: 50 años; pero no así la fecha
que volvía a reproducir 29 de mayo de 2014.

Los médicos por los que pasaron los documentos no se percataron de ello,
al parecer solo se fijan en la lectura de las ondas.

Las conclusiones a las que pudimos llegar es que el electrocardiógrafo
tiene deficiencias técnicas. Como la conversación con el médico que me
estaba asesorando, era vía telefónica y todos sabemos que los teléfonos
están pinchados por la policía política, decidimos recomendarles que el
oficial que atiende el Hospital Freyre de Andrade le comunique este
problema a la dirección del mismo y que no sigan usando este equipo,
para evitar males mayores.

Source: Un electro para morirse del corazón | Cubanet -
http://www.cubanet.org/actualidad/actualidad-destacados/un-electro-para-morirse-del-corazon/

No hay comentarios:

Publicar un comentario