viernes, 4 de diciembre de 2015

Una receta arbitraria para los médicos cubanos

EN NUESTRA OPINIÓN: Una receta arbitraria para los médicos cubanos
JUNTA EDITORIAL

El gobierno cubano ha vuelto a restringir la salida de médicos. A partir
del próximo lunes, los galenos de la isla deberán recibir una
autorización gubernamental para viajar al extranjero por asuntos personales.

Según La Habana, esta medida se toma para garantizar "un servicio de
salud eficiente y de calidad" en Cuba, y también para evitar que en
otros países se contrate a médicos cubanos sin que las autoridades de la
isla hayan planificado esa contratación.

Aparte de sus frecuentes críticas a políticas del gobierno
norteamericano que abren las puertas a los exiliados cubanos, como la
Ley de Ajuste Cubano (promulgada en 1966) y la medida de "pies secos/
pies mojados", implementada por el gobierno de Bill Clinton en 1995), el
régimen de Raúl Castro ha lanzado dardos contra el Programa Parole para
Profesionales Médicos Cubanos.

Sobre ese programa, instaurado por el ex presidente George W. Bush en el
2006, y que acoge en Estados Unidos a profesionales cubanos del sector
de la medicina, el régimen de Castro expresó que es "úni co de su tipo
en el mundo" y que está "dirigido a dañar los programas de cooperación
médica internacional de nuestro país y a privar de estos recursos
humanos vitales a Cuba y a las naciones receptoras que tanto los necesitan".

Con el establecimiento de relaciones entre Estados Unidos y Cuba, muchos
consideran que las leyes norteamericanas que dan un trato migratorio
privilegiado a los cubanos –creadas en tiempos de enemistad entre ambas
naciones– han quedado obsoletas. Es posible que, en efecto, sea así.
Pero el gobierno norteamericano ha reiterado que no va a dejar de
aplicar esas leyes.

Es el régimen cubano el que ha dado un paso atrás en la nueva política
de acercamiento a Estados Unidos. La eliminación del permiso de salida
del país en el 2013 se consideró un paso positivo de avance, un
alejamiento de políticas mantenidas durante décadas que impedían que
cualquier nacional pudiera emigrar si no contaba con el permiso expreso
del gobierno. El régimen de Castro violó a lo largo de medio siglo el
derecho de toda persona de salir del territorio nacional. Ahora vuelve a
violar ese derecho en el caso de los médicos, al restringirles la salida
del país.

La verdad es que La Habana no da suficientes incentivos a los médicos
que envía a misiones en el extranjero. Se queda con la mayor parte de lo
que les pagan los gobiernos receptores de la ayuda, tras lo cual los
médicos cubanos ganan mucho menos que sus homólogos de otros países.

Si el fracasado experimento socialista cubano hubiera creado condiciones
adecuadas para sus profesionales, los médicos no estarían pensando en
emigrar, por muchos programas de acogida que Estados Unidos pueda
concebir. Al privarlos de la posibilidad de salir de la isla, el régimen
cubano está negándoles un derecho reconocido internacionalmente y una
vía hacia un futuro mejor. Y a la vez está admitiendo tácitamente su
fracaso en el trato a sus profesionales, a quienes retiene por la fuerza
con una receta arbitraria.

Source: EN NUESTRA OPINIÓN: Una receta arbitraria para los médicos
cubanos | El Nuevo Herald -
http://www.elnuevoherald.com/opinion-es/en-nuestra-opinion/article47820790.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario