jueves, 16 de febrero de 2017

Yeyson es también un niño cubano

Yeyson es también un niño cubano
Sufre de parálisis cerebral y, junto a su familia, vive en la más
absoluta pobreza
Jueves, febrero 16, 2017 | Osniel Carmona y Alejandro Hernández

LA HABANA, Cuba.- Casi dos años después de que CubaNet hiciera público
el caso de Yeyson Olivera Pérez, niño de 16 años con Parálisis Cerebral
Infantil (PCI), su situación continúa siendo alarmante.
La irreversible lesión cerebral provocada por el sufrimiento fetal al
que fue sometido Yeyson durante el parto día tras día le arrebata la
poca salud que le queda.

Sin embargo, a pesar de las pésimas condiciones de vida en las que ha
tenido que subsistir durante los últimos seis años, las autoridades
cubanas le han negado cualquier forma de ayuda.

Marginado y con las manos atadas

Postrado sobre una silla de ruedas, Yeyson continúa viviendo junto a sus
progenitores en un taller de mecánica abandonado en el #57 de la calle
Agua Dulce, entre Rabí y San Indalecio, municipio Cerro. El local lo
comparten con unas veinte familias, la mayoría ilegales que se resisten
a desalojar.

La "propiedad" está demarcada por una división construida a base de
pedazos de cartón, madera y zinc galvanizado.El piso es rústico y con
residuos de grasa, mientras que el techo, de unos 12 metros de altura,
garantiza una constante humedad producto de los hoyos en su superficie.

Carecen de servicio sanitario, en tanto unas cortinas improvisadas
sirven de puerta a un área común que utilizan todos los residentes para
bañarse. Al no tener entrada de agua potable tienen que cargarla unos
doscientos metros, o esperar que algún camión cisterna les provea el
vital líquido.

La insalubridad en el sitio, así como la escasa atención de las
autoridades administrativas y sanitarias, recrean un contexto propicio
para la aparición de numerosas enfermedades.

Según los resultados de los exámenes médicos en manos de los habitantes,
en los últimos meses varias personas contrajeron dengue y el virus del
zika, incluyendo a Olga Lidia Pérez, madre de Yeyson, y a Sady Perera
Pérez, su hermana mayor.

Mientras más necesidad, menos ayuda

Varios kilómetros les separan de la Clínica de Rehabilitación Integral
General de División Senén Casas Regueiro, institución del municipio La
Habana Vieja donde se atendía Yeyson.

La distancia y los pocos recursos de la familia imposibilitaron los
traslados de Yeyson a la clínica de rehabilitación. Las reiteradas
ausencias originaron su baja de la misma, y el cese de toda la "ayuda
humanitaria" que le entregaba el centro médico.

En consecuencia, Yeyson dejó de recibir dietas alimenticias, culeros
desechables y artículos de aseo, todos productos de primera necesidad
que los padres no pueden costearle con los 185 pesos que les asigna
Seguridad Social.

Por otro lado, la clínica se abstiene de enviar personal calificado para
practicar las rehabilitaciones a domicilio. Tampoco acepta instruir a
los padres para que estos practiquen los ejercicios a su hijo, quien
permanece vegetando sin una dieta conforme al grado crónico de la
enfermedad, sin control en sus esfínteres y sin dominio muscular para
sostener siquiera su propia cabeza.

Sus pies cada día se engarrotan más y sus piernas apenas pueden enderezarse.

Hace varios meses, su caso fue "aprobado" por el Consejo de la
Administración Municipal (CAM) de La Habana Vieja, para entregarle una
vivienda acondicionada con lo necesario para enfrentar su padecimiento.

Sin embargo, en esta instancia de gobierno le aseguraron que "deben
esperar a septiembre". Hoy sus padres, considerando la urgencia de su
situación y la imprecisión de las autoridades, se preguntan "¿de qué año?"

Ante tanta indolencia, Jesús Olivera, padre de Yeyson, refiere que el
próximo paso en los reclamos será "montar campamento", con su hijo a
cuestas, en los dominios del Consejo de Estado.

Video:
https://youtu.be/jFtyGBMwnnM

Source: Yeyson es también un niño cubano | Cubanet -
https://www.cubanet.org/actualidad-destacados/yeyson-es-tambien-un-nino-cubano/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada