lunes, 6 de marzo de 2017

La crudeza de la vejez en Cuba, el país más longevo del continente

La crudeza de la vejez en Cuba, el país más longevo del continente
MARIO J. PENTÓN Y LUZ ESCOBAR
mpenton@elnuevoherald.com

LA HABANA
A los 67 años, golpeada por la vejez y una pensión miserable, Raquel,
una ingeniera "formada por la revolución", busca entre la basura el
sustento de cada día. Sus manos, que alguna vez trazaron mapas y
midieron espacios donde crecerían prometedores cultivos, hoy se dedican
a recoger cartones, latas y envases vacíos.

"¿Mi apellido? ¿Para qué? Tampoco quiero fotos. Tengo hijos y tuve una
vida. No quiero que la gente hable de mí", dice mientras accede a contar
su historia con cierto aire de nostalgia y desengaño. Nunca pensó que
llegaría a convertirse en un buzó, de esos que escarban los latones en
las esquinas y son objeto de burlas.

Cuba se ha convertido en el país más envejecido de América, según datos
oficiales. Este ha sido un proceso acelerado, que sorprendió incluso a
los especialistas que esperaban que el fenómeno se manifestara a partir
del año 2025.

Con un sistema de pensiones insostenible a mediano plazo, recesión
económica y un previsible impacto en los servicios sociales producto del
envejecimiento poblacional, el país enfrenta uno de los mayores desafíos
de su historia.

"Recibo de pensión 240 pesos al mes (menos de $10). De ese dinero tengo
que gastar 50 pesos al pago del refrigerador Haier que el Gobierno me
cambió y separar 100 pesos para la compra de medicamentos", relata Raquel.

Aunque es una jubilada, la farmacia no le subvenciona las medicinas que
necesita para su diabetes e hipertensión. El programa estatal de
asistencia social no incluye a aquellos ancianos que viven con
familiares bajo el mismo techo.

"El envejecimiento poblacional que afecta al país tiene como
consecuencia un incremento importante del gasto público y la disminución
de la población en edad fértil, lo que genera un decrecimiento en la
tasa de fertilidad", explica el sociólogo radicado en la Isla y autor de
diversos libros sobre el tema, Juan Valdés Paz.

En 1999 los gastos reales por habitante en salud pública todavía eran un
21% por debajo de 1989, según el economista Carmelo Mesa-Lago. De
acuerdo con el Anuario Estadístico de Cuba, el gasto en salud cayó del
11.3% del PIB en 2009 al 8% en 2012.

Casi un 20% de la población cubana es mayor de 60 años, y la tasa de
fecundidad del país es de 1.7 hijos por mujer. Para compensar el
descenso poblacional sería necesario elevar esa cifra a 2.4 hijos por
cada fémina en edad fértil. En 2015 por primera vez comenzó a disminuir
la población económicamente activa del país en 126,000 personas.

Para Valdés ninguna sociedad está preparada para dificultades
demográficas como las que enfrenta el país.

"Si no hay una armonía entre evolución demográfica y proyección del
desarrollo este se afecta", dice. Una solución podría ser elevar la
producción o que los emigrados regresaran, según el especialista. Hasta
el momento ambas cosas parecen muy lejanas.

En el país existen casi unas 300 Casas de Abuelos (para atención diurna
y socialización) y 144 Hogares de Ancianos, con una capacidad conjunta
de alrededor de unas 20.000 capacidades. Las autoridades han reconocido
la pésima situación higiénica y constructiva de muchos de estos locales.
Muchos ancianos prefieren ingresar en los escasos 11 asilos llevados por
órdenes religiosas que sobreviven gracias a la ayuda internacional, como
es el caso del ancianato de Santovenia, en el Cerro.

El pago por utilizar las instalaciones de las Casas de Abuelos es de 180
pesos mensuales y en los Hogares de Ancianos unos 400 pesos. Cuando se
demuestra, después de una investigación realizada por los trabajadores
sociales, que los ancianos no pueden pagar esa suma, la Seguridad Social
se encarga de subsidiarla.

Cuba tuvo uno de los sistemas de seguridad social más generosos y de
mayor cobertura en América Latina. Fue posible, en gran medida, por el
enorme subsidio que recibía de la Unión Soviética, calculado por
Mesa-Lago en unos $65,000 millones en 30 años.

"Aunque las pensiones nunca fueron elevadas, existía un elaborado
sistema provisto por el Estado para facilitar el acceso a productos
industriales y a la alimentación a precios subsidiados", explica el
economista.

"Me molesto cuando escucho hablar de la buena atención al adulto mayor.
No me dan subsidios porque vivo con mi hijo, mi nuera y mis dos nietos,
pero ellos tienen sus propios gastos y no se pueden hacerse cargo de
mí", asegura Raquel.

"Necesito una dentadura postiza y si no le llevas un regalo al dentista
o te la hacen mal o demora meses", agrega.

Con el fin de la Unión Soviética y del subsidio ruso las pensiones se
mantuvieron pero su valor real cayó brutalmente. En 1993, un jubilado
promedio apenas podía obtener con su pensión el 16% de lo que compraba
en 1989. A finales de 2015 el poder adquisitivo de los pensionados era
apenas la mitad de lo que tenían antes del inicio del Período Especial,
según ha calculado Mesa-Lago.

Bajo el concepto de "eliminación de gratuidades", la administración de
Raúl Castro redujo drásticamente la cantidad de personas beneficiarias
de la asistencia social: de 582.060 beneficiarios, un 5,3% de la
población en 2006, bajaron a unos 175.106 personas, un 1,5% en 2015.

También eliminó varios productos de la ya disminuida libreta de
racionamiento como el jabón, la pasta dental y los fósforos.

El Gobierno ha habilitado algunos programas de ayuda al adulto mayor. El
Sistema de Atención a la Familia permite que más de 76,000 ancianos de
bajos ingresos puedan comer a precios subsidiados, aunque es una cifra
pequeña si se tiene en cuenta que en Cuba hay más de dos millones de
ancianos.

Algunos ancianos reciben ayuda de las iglesias y organizaciones no
gubernamentales.

"La gente me ve por ahí recogiendo latas pero no saben que fui una
ingeniera vanguardia y que hasta a la Unión Soviética viajé en 1983, en
la época de Andropov", explica Raquel.

Cuando se jubiló no tuvo más remedio que dedicarse a tareas informales
para ganarse la vida. Limpiaba las áreas comunes de edificios habitados
por militares y sus familias en Plaza de la Revolución hasta que las
exigencias y su edad se hicieron incompatibles.

"Me pedían que fregara las ventanas de cristal de un pasillo en el
noveno piso. Era peligroso y como tenía miedo a caerme, preferí dejarlo,
aunque pagaban bien", dice.

Por cada semana de trabajo le pagaban 125 pesos, (unos $5) casi la mitad
de su pensión.

Raquel recoge materia prima para venderla en locales estatales aunque
confiesa que desea "como loca" conseguir un contrato con una una pequeña
empresa privada de fabricación de conservas para venderle las botellas
vacías y evitar la empresa estatal y sus retrasos.

En el patio de su casa ha creado una herramienta para escachar las latas
que recoge por las calles.

"En enero hice 3,900 pesos con botellas de cervezas. Claro, a eso tienes
que descontarle los 500 pesos que pagué por el turno en la cola porque
no puedo dormir ahí tirada en un portal. El aluminio es lo otro que
pagan bien. Cada saco de latas vale cuarenta pesos. Es a ocho pesos el
kilogramo de latas".

En Cuba no existen estadísticas oficiales sobre pobreza. En 1996 un
estudio concluyó que sólo en La Habana el 20,1% de la población estaba
"en riesgo de no cubrir alguna necesidad esencial". Una encuesta en el
año 2000 arrojó que el 78% de los ancianos consideraba insuficiente su
ingreso para cubrir sus gastos de vida.

La mayoría de los adultos mayores encuestados dijeron que las fuentes de
sus ingresos eran en su mayoría la pensión, la ayuda de familiares
dentro del país, una parte de su trabajo y de remesas desde el exterior.

Muchos ancianos se dedican a vender productos elaborados con maní o
caramelos en las calles para complementar sus ingresos. Otros revenden
el periódico o buscan en la basura objetos que puedan comercializar.. Se
ha documentado un significativo aumento de los mendigos en las calles de
las principales ciudades del país.

"No me preocupa andar con la ropa vieja recogiendo latas. Quien tiene
que verse bien es mi nieto, que comenzó la secundaria", dice Raquel.

"Los muchachos de la escuela a veces se burlan de él pero mi nieto es
muy bueno y no se avergüenza de mí, al menos no lo demuestra. Siempre
sale y me defiende de las burlas", cuenta con orgullo.

Source: La crudeza de la vejez en Cuba, el país más longevo del
contienente | El Nuevo Herald -
http://www.elnuevoherald.com/noticias/mundo/america-latina/cuba-es/article136601818.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada