lunes, 20 de marzo de 2017

Que nos muestren las cuentas del Estado

Que nos muestren las cuentas del Estado
Si ahora nos dicen cuánto cuesta ir al médico, que también nos hagan
saber cuánto gasta el MININT en vigilancia y represión
Lunes, marzo 20, 2017 | Luis Cino Álvarez

LA HABANA, Cuba.- En los hospitales cubanos han colocado carteles que
rezan "La atención médica es gratuita, pero cuesta", y a los pacientes
ingresados les entregan -solamente para que sepan, no para que paguen-
una hoja con la cuenta del costo de su operación o tratamiento.

Así, los enfermos, por cortesía del Ministerio de Salud Pública, pueden
enterarse de cuánto les costaría, si vivieran en otro país, el cuidado
médico que reciben gratuitamente los cubanos. Se enterará pasmados de
que, digamos, una operación de apendicitis o la implantación de un
marcapasos le costaría no menos de 30 000 dólares. Y ni hablar de un
tratamiento de hemodiálisis…

Luego de eso, se supone que no seamos malagradecidos y no nos quejemos
más de la atención médica que recibimos, que aunque cada vez sea de peor
calidad, como la educación, por mala que sea, es gratis, al igual que el
entierro, gracias a la revolución y al socialismo, y a pesar del embargo.

A caballo regalado… Así, ni chistaremos si faltan las medicinas en las
farmacias y si en el hospital no hay agua, nos come la mugre, las
sábanas parecen sacadas de una morgue de Damasco, los médicos se fueron
de misión al exterior, no hay alcohol porque los camilleros se lo
bebieron y la enfermera apenas nos escucha porque tiene puesto los
audífonos y se menea al ritmo del reguetón.

Se supone que pensemos, teniendo en cuenta el inmisericorde bombardeo de
ciertas tristes verdades a que somos sometidos por el periódico Granma
y el NTV, que ya quisieran tener atención médica gratuita en otros
países pobres, e incluso ricos, como los Estados Unidos, donde el
sistema de salud es un desastre y la medicina un gran negocio, y donde
por falta de dinero, miles de personas, principalmente niños, mueren de
enfermedades perfectamente prevenibles y curables.

Ahora que el barco, sin el gran timonel y sin perspectivas halagüeñas a
corto o mediano plazo, hace agua, parece que los caciques de verde olivo
quieren inducirnos a recordar una vieja conseja: "Nadie sabe lo que
tiene hasta que lo pierde".

Es una actitud chantajista y sacona. Si este es un Estado socialista,
como se supone que sea, la salud y la educación –que debieran ser de más
calidad, al menos como era hasta hace 30 años- son una obligación del
Estado, no un favor que graciosamente le hace al pueblo. Máxime cuando
del sudor de ese pueblo atado y amordazado, de los misérrimos salarios
que les paga, de los impuestos y demás contribuciones con que los
esquilma, es de donde salen todos los gastos del Estado.

Sería muy bueno que igual que nos comunican cuánto cuesta una operación
o un ingreso en un hospital, nos dijeran los mandamases cuánto gasta el
MININT en vigilancia y represión, cuánto cuestan las armas para un
ejército desproporcionadamente grande y con demasiados generales,
cuánto cuestan los carros en que se mueve la elite, cuánto cuestan
los numerosos eventos en La Habana a los que asisten papanatas,
sabichosos y atorrantes de todo el mundo, cuánto cuestan las recholatas
a todo trapo de los príncipes de la realeza castrista…

Sí, será muy bueno, no vendrá mal, que nos tengan al tanto de las
cuentas del Estado.

luicino2012@gmail.com

Source: Que nos muestren las cuentas del Estado CubanetCubanet -
https://www.cubanet.org/destacados/que-nos-muestren-las-cuentas-del-estado/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada