lunes, 24 de mayo de 2010

Médicos cubanos en Venezuela: vigilados, hacinados y en peligro

Médicos cubanos en Venezuela: vigilados, hacinados y en peligro
Lunes 24 de Mayo de 2010 11:12 DDC
Los médicos cubanos que trabajan en Venezuela viven hacinados en
espacios pequeños, bajo estricta vigilancia y prohibición de reunirse
con ciertos grupos de venezolanos, y con frecuencia se enfrentan a
situaciones peligrosas, indicó un reporte publicado este lunes por el
diario español El País.
La publicación cifra en unos 1.500 los profesionales de la Isla que, no
obstante, han logrado escapar hacia otros países, principalmente Estados
Unidos.
Los médicos viven en 30 metros cuadrados que generalmente comparten con
un fisioterapeuta, un optometrista y a veces también con un entrenador
deportivo, dice el reporte. Es el espacio de la segunda planta de los
consultorios de la misión de Barrio Adentro, creada por La Habana y
Caracas en 2003 como estrategia para levantar la popularidad del
presidente venezolano Hugo Chávez, principal aliado económico y político
de los Castro en la región.
Según El País, en Venezuela "unos se vigilan a otros, y uno los vigila a
todos". Cada cubano debe volver a su lugar de residencia antes de las
seis de la tarde. Si recibe una invitación de un venezolano, debe pedir
permiso con antelación, y quien convida debe explicar el propósito y la
duración de la actividad. En ningún caso los cubanos pueden reunirse con
opositores al gobierno de Chávez o periodistas críticos.
Pero a pesar de todos los controles, cada cierto tiempo algún cubano
"desaparece", dice el diario y cita datos extraoficiales de la Sociedad
Venezolana de Medicina Bolivariana, según los cuales unos 1.500 médicos
cubanos, de los 15.000 que prestan servicio en el país, han logrado escapar.
"Cuando algún médico se fuga, el Gobierno inventa que fueron trasladados
a otro lugar. Pero uno se da cuenta de que no es así porque desparecen
de repente y no se sabe más de ellos", dijo uno de los afiliados.
Una de las vías de fuga es Colombia, desde donde muchos de los
profesionales cubanos siguen camino hacia Estados Unidos.
En abril pasado, el diario colombiano El Tiempo dijo que unos 2.000
cubanos escaparon de Venezuela hacia Colombia.
El gobierno venezolano ha admitido que 68 profesionales de la Isla han
muerto en el país sudamericano desde 2003, incluso se ha colocado una
tarja para recordarles en el Centro de Diagnóstico Integral Salvador
Allende, de Caracas.
De acuerdo con El País, la mayoría de las muertes se debe a la violencia
existente en Venezuela. Muchos de los médicos que han escapado de la
misión han revelado que estaban destinados en lugares con altos índices
de delincuencia, a los que los médicos venezolanos se niegan a ir.
La colaboración militar, la más molesta para los venezolanos
En otro reporte, publicado también este lunes, El País cita a militares
venezolanos que critican una supuesta penetración cubana en la Fuerza
Armada y los servicios de inteligencia de la nación sudamericana.
Un ex militar —no identificado— dijo que fue en 1999, recién llegado al
poder Chávez, cuando la inteligencia cubana comenzó a rondar a sus pares
de la Dirección de los Servicios de Inteligencia y Prevención de
Venezuela (Disip), ahora Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin).
"En esa época comenzaron a llegar cubanos ofreciendo asesoría, pero el
director de la Disip de entonces no permitió su entrada. En 2003 sí
lograron su objetivo, e hicieron que cambiara toda la concepción de
inteligencia y contrainteligencia que hasta el momento se venía
manejando", afirmó un ex oficial que participó junto a Chávez en el
fallido golpe de Estado del 4 de febrero de 1992 contra el Gobierno de
Carlos Andrés Pérez, y que en 1999 formaba parte de la Disip.
En abril pasado, el general retirado Antonio Rivero, ex director de
Protección Civil, denunció la presencia de militares cubanos en los
servicios de inteligencia y en la Fuerza Armada Nacional.
Según Rivero, hay un equipo de militares cubanos que se encarga de
impartir entrenamiento a los oficiales venezolanos en inteligencia
militar, en custodia de armamento y hasta en construcción de
fortificaciones militares.
"Es un grupo de militares expertos, de diferentes rangos. Tengo
conocimiento de que hay un general. Todos van de civil, los he visto y
no usan identificación. Los cubanos se cuidan para que mañana no se
pueda probar que estuvieron aquí. Un general venezolano, delante de mí y
de otras 40 personas más, presentó a un coronel cubano. Dijo que él iba
a impartir instrucciones y señaló la confidencialidad de esa
información. Luego este coronel se convirtió en un supervisor de las
instrucciones que los cubanos imparten dentro de su asesoría", relató
Rivero.
La visita de Ramiro Valdés a Venezuela en febrero pasado, con la excusa
de asesorar a Caracas en la solución de la crisis eléctrica, desató la
alarma entre los opositores de Chávez que consideraban que el
"comandante de la revolución cubana" estaba en el país para ayudar a
perfeccionar el sistema represivo.
Pero según el diario español, al menos desde 2003 las empresas, los
técnicos y los oficiales cubanos que están bajo el mando de Valdés,
ministro de la Informática y las Comunicaciones de Cuba, trabajan en los
sistemas de seguridad, identificación y notarías venezolanos.
De acuerdo con El País, en 2003, la empresa cubana Copextel, que
presidía Valdés desde 1980, puso en marcha la red inalámbrica para
servicios de voz, datos y vídeo del Centro Nacional de Tecnologías de la
Información de Venezuela (CNTI) e instaló todo el sistema del canal
estatal ViVe TV, que salió al aire en noviembre del mismo año. Ambos
proyectos son enumerados en la página web de Copextel como parte de sus
logros.
A partir de 2005, la compañía Albet Ingeniería y Sistemas S.A., que el
diario describe como "la vertiente comercial de la Universidad de
Ciencias Informáticas de La Habana", comenzó a encargarse de los
negocios tecnológicos con Venezuela.
Como ministro de la Informática y las Comunicaciones de Cuba, Ramiro
Valdés ha firmado los contratos que le otorgan a Albet la
responsabilidad de operar el Servicio Autónomo de Identificación,
Migración y Extranjería de Venezuela (Saime) que, según el sitio web de
Albet, "posibilitó revolucionar la emisión de cédulas y pasaportes,
migración en aeropuertos, puertos, puntos fronterizos y de control de
extranjeros que radican en el país", y la plataforma del Servicio
Autónomo de Registros y Notarías, "que controla, en todo el país, cada
una de las operaciones contables realizadas en las oficinas registrales".
Otro tanto ocurrió en la industria petrolera venezolana. En diciembre de
2008, Valdés y el presidente de Petróleos de Venezuela S.A. (Pdvsa),
Rafael Ramírez, suscribieron un acuerdo para fundar la empresa
socialista Guardián del Alba, para "fabricar soluciones tecnológicas
integrales, en las áreas de automatización, informática y
telecomunicaciones, para alcanzar la plena soberanía tecnológica".
El 51% de las acciones de Guardián del Alba pertenece a Pdvsa, y el 49%
restante a Albet.
http://www.diariodecuba.net/cuba/81-cuba/1732-medicos-cubanos-en-venezuela-vigilados-hacinados-y-en-peligro.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario