miércoles, 21 de julio de 2010

FALTA O SOBRAN MEDICAMENTOS?

¿FALTA O SOBRAN MEDICAMENTOS?
21-07-2010.
Richard Roselló
Periodista Independiente
(www.miscelaneasdecuba.net).- Marcia Alegría Ramírez, Silvana Suárez
Ortiz y Antonia Medeira García, son militantes del Partido Comunista de
Cuba, PCC. Sin embargo, ellas tratan de entender que las limitaciones de
salud existentes no son por faltantes cruciales, sino faltantes de
vergüenza.
Las habaneras no objetan a que aumente el bienestar de vida en los
enfermos. No contradicen a que su país compacta con el proyecto del
ALBA, la "incondicional" ayuda humanitaria a países pobres para ser más
llevadera la vida de los seres humanos.
No les importa que la medicina la adquiera quien la necesite. Y los
aportes criollos, lleguen a manos de: nicaragüenses, guatemaltecos,
venezolanos, ecuatorianos, bolivianos o borundinos. O más allá del
Atlántico, el Indico o el Pacífico donde se destinan recursos médicos y
toneladas de medicamentos cubanos con toda la atención especializada del
primer mundo.
Tampoco se oponen a que los pobres tengan también el privilegio por una
operación de catarata gratis. Un implante de prótesis de órganos sin
costo alguno. Un acceso a una costosa cirugía sin tocarse el bolsillo.
Que reciban, además, los adelantos de la ortopedia cubana. La
oftalmología y modernas vacunas y otras especializaciones.
Les estimula que la revolución, ayude a otros países a prevenir las
enfermedades contagiosas; elimine las molestias dolorosas que aportan
las clínicas de fisioterapia, regaladas por Cuba a naciones del Tercer
Mundo.
Creen importante eliminar las afecciones bucales gracias a los nuevos
instrumentos, recursos y excelentes especialistas que prestan ayuda en
diversas naciones.
En cambio falten medicamentos para un tratamiento de una muela y hasta
un empaste desde un municipio u otro de Cuba. Es más. Ellas demandan a
que los tratamientos de filoterapia en su patria son cada vez meno
inaccesibles para el cubano por el número de equipos rotos, obsoletos y
la falta de profesionales que ayuden a una correcta recuperación del
paciente.
Ellos no entienden porque faltan más de cien medicamentos en farmacias.
Carezcan de antibióticos para enfermedades infecciosazas bacterianas,
virus, parásitos. O en pomadas de forma profiláctica hasta en pastillas;
es rara encontrar la amoxicilina para infecciones del oído y de la piel.
También la eritromicina. No hallan antidepresivos: amitriptilina,
doxepina, clordiazepóxido para la ansiedad. Carezcan del diazepam para
sedantes y la tensión nerviosa.
Escaseen los relajantes, dígase meprobamato, incluyo hospitales, donde
se libra un urgente Programa de Fármacoeconomía. Los analgésicos para
artritis que padecen miles de enfermos en Cuba bajo el dolor, la
inactividad y la depresión. No encuentran los antiinflamatorios para
fuertes dolores como: el paracetamol, la duralgina, el naproxeno y
piroxicán y menos las vitaminas. Falten medicamentos para combatir la
gastritis. La dopamina para el sistema nervioso. Las anticatarrales de
la medicina verde siguen desaparecidos en una Isla abundante en plantas
medicinales.
Se preguntan ¿Por qué han aumentado las enfermedades tropicales y
enfermos, nunca antes por: catarros, tuberculosis, conjuntivitis,
hepatitis B? A sabiendas que nos han hecho creer que Cuba es un
"potencia médica" y dispone de laboratorios para producirlas.
Manifiestan, las limitaciones de medios ortopédicos para pacientes en
Cuba cuando no faltan en el exterior. Se preguntan ¿por qué un doliente
viaje de un municipio a otro porque los reactivos no aparecen para una
glicemia o un análisis de sangre y en el exterior nunca falta?
¿Por qué personas enferma están obligadas a viajar de una provincia a
otra, en transporte inseguro o costoso para ir a un hospital cuando Cuba
los regala a espalda de los más necesitados?
Ellas no comprenden por qué tienen que prescindir de la capital para
adquirir las ayudas técnicas a discapacitados de los pueblos: prótesis,
sillas, bastones, cuando los municipios pudieran disponen de ellos. ¿Es
necesario un especialista para entregar una silla a un inválido, el
bastón a un débil visual o una silla andante para un anciano discapacitado?
Estas cubanas al ciento por ciento, buscan la alquimia del ¿por qué uno
tiene que permanecer horas para un examen o una simple receta a la
puerta de un policlínico por la carencia de médicos?
Demanda a que aparezcan esos profesionales formados para integrar los
llamados "médicos de la familia" que por su ausencia hacen más difícil
la vida de aquejados. Sin embargo por televisión vemos a los médicos
cubanos tocar una puerta el fin del mundo para prestar ayudas.
Le gustaría saber ¿Dónde están las medicinas a enfermos por tarjeta de
adquisición de medicamentos controlados? Ni captopril para la presión
arterial, menos el anlodipero.
Ellos se cuestionan: ¿Por qué los demás si y los cubanos no?
¿Si es necesario cambiar de nacionalidad para asegurar su vida? ¿Si
viajando a un tercer país donde afloran esas ayudas, ellas pueden
obtenerla, sin renunciar a ser cubano?
http://www.miscelaneasdecuba.net/web/article.asp?artID=29000

No hay comentarios:

Publicar un comentario