jueves, 15 de julio de 2010

HISTORIA DE UN HOSPITAL OCIOSO

HISTORIA DE UN HOSPITAL OCIOSO
15-07-2010.
Jorge Alberto Liriano Linares
Preso Político
(www.miscelaneasdecuba.net).- Millonarias cifras invirtió el gobierno en
la construcción del Hospital Provincial de Penados en la provincia. La
obra inició su construcción en 1993 y transcurrieron 16 años para su
inauguración, llevada a cabo en el mes de julio del pasado año
Altos oficiales del MININT, la crema y nata del Partido y el gobierno en
la provincia, cortaron la cinta de inauguración.
La obra social equipada con tecnologías modernas, cuenta con enormes
salas de ingreso, dos salones de operación, ala de rayos X,
fisioterapia, laboratorios, áreas de consultas, cuerpos de guardia y
servicio de ambulancias para el traslado de urgencias.
El moderno centro hospitalario acondicionado para atender personal
recluso en la provincia cuenta con profesionales de prestigio y un
colectivo de trabajadores de la salud de experiencia…ubicado en áreas de
la Prisión Kilo 8, se erige el majestuoso hospital inaugurado a bombo y
platillo hace un año.
Triste y doloroso resulta que después de un año, este centro permanece
ocioso, los reclusos para quienes fue creada la instalación no cuentan
con acceso al lugar y continúan siendo atendidos en Hospitales Civiles,
otros desfallecen de esperar ser intervenidos quirúrgicamente o
simplemente ser atendidos por un especialista.
17 pacientes de SIDA son torturados en una celda común, en una cárcel
del territorio, enfermos de tuberculosis, cáncer u otras enfermedades
permanecen en celdas comunes sin asistencia hospitalaria…Mientras el
nuevo hospital permanece ocioso, vacío…a merced de bandidos uniformados
que ya empiezan a canivalearlo, y es que durante 16 años esta
construcción sirvió de base para que altos oficiales del MININT
desviaran materiales constructivos para fabricar sus ostentosas
mansiones y palacios donde hoy residen.
En la actualidad la corruptela militar continúa acechando la hermosa
construcción y se empiezan a perder las puertas de cristal, los muebles
sanitarios, las luminarias, y hasta las persianas…
Mientras, cientos de prisioneros enfermos se preguntan. ¿El Hospital de
Penados funciona o no funciona? ¿Existe o no existe?
La historia es triste, bandidos, bandoleros y asesinos, encumbrados de
poder y odio por la raza humana, abusan de su autoridad y la impunidad
que les concede el régimen para cometer todo tipo de conductas crueles e
inhumanas y degradantes que violan los Derechos Humanos en las cárceles
de la isla…
Jugar con la salud y los servicios médicos de los seres humanos es obra
de criminales sin escrúpulos. ¿Hasta cuándo permanecerá cerrado y ocioso
el Hospital para Reclusos de la Prisión Kilo 8?
Camagüey, Cuba, 23 de junio del 2010.
http://www.miscelaneasdecuba.net/web/article.asp?artID=28883

No hay comentarios:

Publicar un comentario