miércoles, 21 de julio de 2010

OJO CON EL AGUA POTABLE

OJO CON EL AGUA POTABLE
21-07-2010.
Richard Roselló
Periodista Independiente
(www.miscelaneasdecuba.net).- Es posible que la mala calidad del agua
que bebemos y otros factores incida en el aumento de un alto número de
enfermos en la isla. Los cubanos ingerimos abundante agua por las altas
temperaturas que arrecian cada vez más el país. Lo inusual es que son
cada vez los pacientes aquejados por cólicos nefríticos o renales que
acuden a clínicas u hospitales en la isla, según reporte médicos.
Entre los efectos de la contaminación del agua incluyen los que afectan
a la salud humana. La dureza de las aguas naturales es producida sobre
todo por las sales de calcio y magnesio, y en menor proporción por otros
metales. La que se debe a los bicarbonatos y carbonatos de calcio y
magnesio se denomina dureza temporal y puede eliminarse por ebullición,
que al mismo tiempo esteriliza el agua. De ahí que las autoridades
sanitarias del país insistan a que debe hervirse el agua que ingerimos y
luego filtradla.
En nuestra pesquisa periodística conocimos que la mayoría que porta ese
síntoma, se niegan hacerlo. Los galenos estiman que el agua, el café y
exceso de calcio en la leche con chocolate o medicamentos ricos en estos
puede ser la causa fundamental de la aparición de cálculos renales. Y es
posible. El agua potable, muy consumida por los cubanos, en nuestros
hogares, es la que mezclamos con café, leche y bebidas no alcohólicas
(refrescos, jugos, batidos, te).
Hace un año, observo como se decanta la magnesia en el fondo de los
recipientes del agua que tomamos directamente de la pila en el municipio
de Arroyo Naranjo. Pronto pensé en el peligro futuro. Hace una semana
contraje fuertes dolores abdominales. El diagnostico era cálculo en los
riñones. Quedé asombrado que el galeno que me atendía padecía lo mismo.
Y que entre varios de mis vecinos, dos fueron operados y ocho sufrían la
dolorosa molestia.
El cólico renal se produce por el paso de un cálculo, o piedra, desde el
riñón, a través del uréter, hasta la vejiga urinaria; este descenso es
muy doloroso. Por tanto es casi seguro que los efectos de la
contaminación del agua a través del calcio pueden estar presentes en las
tuberías galvanizadas deterioradas que alimentan y surten nuestros hogares.
Y aunque el país proyecta la eliminación de antiguas tuberías
galvanizadas por plásticas (PVC) la mala calidad del agua sigue
observándose en las modernas instalaciones hidráulicas como en los
filtrados de los acueductos que surten la capital.
Los principales contaminantes del agua están dadas a las
características hidrológicas del manto freático que se cargarán
fácilmente de carbonatos, entre otras sales como los sulfatos, los
cloruros, los bicarbonatos de sodio y potasio, y los óxidos de calcio y
magnesio que tomamos continuamente.
Si bien, la temperatura en los procesos de degradación de residuos
potencialmente tóxicos se puede ver acelerados por el aumento del calor.
No obstante, la ingestión excesiva de calcio mediante las aguas potable
ocasione un nivel alto y anormal en sangre. Para entonces centenares de
criollos terminaremos bajo un bisturí o padeciendo de dolores sistemáticos.
http://www.miscelaneasdecuba.net/web/article.asp?artID=28998

No hay comentarios:

Publicar un comentario