miércoles, 22 de junio de 2011

Régimen cubano reconoce aumento de corrupción

Publicado el miércoles, 06.22.11

Régimen cubano reconoce aumento de corrupción
Juan O. Tamayo
jtamayo@elnuevoherald.com

La temida "Dama Anticorrupción" del régimen cubano, Gladys Bejerano,
reportó un retroceso en la lucha contra la malversación en La Habana,
una de las principales prioridades del gobierno de Raúl Castro, que
trata de reformar la tambaleante economía de la isla.

"Se incrementaron los hechos delictivos y de corrupción" en La Habana,
informó la contralora general Bejerano, quien funge además como
vicepresidenta del Consejo de Estado, según una información publicada el
martes en el oficialista periódico Granma.

Bejerano comentó sobre las recientes auditorías hechas por su agencia a
132 entidades públicas en la capital. Solamente 73 recibieron una
calificación de "aceptable", lo que representa "un retroceso… cuando se
compara con el anterior proceso", de acuerdo con el Granma.

El desempeño en La Habana fue mucho peor que en el resto del país.
Solamente el 37 por ciento de las más de 750 entidades en toda la isla a
las que se hizo auditorías entre el 25 de abril y el 31 de mayo eran
deficientes, según un informe de Bejerano hecho publico anteriormente.

La televisión estatal de Cuba, citando un informe de Bejerano, reporto
el domingo una mejoría en las cifras a nivel nacional con respecto al
2001, cuando sólo el 46 por ciento de 300 entidades a las que se hizo
auditorías recibieron buenas calificaciones.

Pero los comentarios de Bejerano a Granma enfatizaron las crecientes
preocupaciones sobre la corrupción a la par de que Raúl Castro trata de
abandonar algunos de los controles centralizados de la economía estilo
soviético e incorporar elementos de un sistema de mercado.

Decidido a evitar el ascenso en Cuba de una mafia económica similar a la
que experimentan Rusia y China, Castro ordenó a Bejerano que hiciera
auditorías más estrictas, lo que le ganó el sobrenombre de "Dama
Anticorrupción".

El gobernante puso además a su hijo Alejandro al mando general de la
campaña contra la corrupción. Alejandro Castro Espín, quien según varias
versiones es también un alto oficial en las fuerzas de seguridad del
régimen, funge además como asesor de seguridad nacional de su padre.

Los administradores corruptos de agencias y empresas estatales han
falsificado sus libros durante mucho tiempo para desviar artículos hacia
el mercado negro, que les resulta mucho más rentable. Según un chiste
popular, los administradores de empresas culpan a los perros callejeros
por los artículos comestibles faltantes.

Las auditorías a entidades estatales eran ineficaces y los resultados
casi nunca se hacían públicos. Muchos administradores tenían el hábito
de hacer regalos a los auditores, y muy pocos iban a la cárcel siempre y
cuando eran considerados confiables en términos políticos.

Pero una serie de escándalos explotaron recientemente y llevaron al
economista y veterano miembro del Partido Comunista Esteban Morales a
advertir el año pasado en una columna que la corrupción estaba creciendo
tanto, que representaba un significativo obstáculo para el gobierno.

Varios altos funcionarios del partido y del gobierno han sido enviados a
la cárcel desde que Raúl Castro tomó el poder en el 2008, pero los
analistas del tema cubano opinan que no está claro si eso se debe a una
mayor corrupción o a un mayor control de la misma.

Semanas atrás, 15 altos funcionarios de la aerolínea estatal Cubana de
Aviación y el hermano de un empresario chileno que había sido por mucho
tiempo aliado de Fidel Castro fueron condenados a sentencias de 3 a 10
años de cárcel en un caso de soborno.

Manuel García, quien era el vicepresidente del monopolio estatal del
tabaco, y 10 de sus empleados fueron arrestados en abril acusados de
vender puros ilegalmente a distribuidores extranjeros no autorizados.

Pedro Alvarez, ex presidente de Alimport, la agencia estatal que cada
año importa cientos de millones de dólares en alimentos, estaba siendo
investigado por cargos de corrupción cuando huyó de Cuba a fines del año
pasado.

Rogelio Acevedo, presidente del Instituto de Aeronáutica Civil de Cuba,
fue despedido entre alegaciones de que aviones de Cubana de Aviación
reportados en tierra por mantenimiento estaban de hecho haciendo vuelos
de carga no autorizados.

Cientos de funcionarios de menor rango en el partido y el gobierno han
sido reemplazados en reorganizaciones menos públicas en años recientes,
de acuerdo con un despacho de la agencia noticiosa Reuters enviado esta
semana desde La Habana.

El corresponsal de la BBC en La Habana escribió la semana pasada que la
corrupción está llamando "la atención de muchos, unos para convencernos
de que la revolución está irremediablemente podrida y otros porque
acaban de descubrir que no es inmune a los pecados mundanos".

La corrupción ocurre en todo el mundo, pero en Cuba es un "duro golpe
para los que creían en una virginal revolución, capaz de concebir sin
pecar", escribió Fernando Ravsberg en Cartas Desde Cuba.

Otros se quejan de que "el bisturí no corta todo lo profundo que
debería", agregó, y citó que un vecino le había dicho que en Cuba "dan
más años de cárcel por matar una vaca que por asesinar a decenas de
pacientes psiquiátricos".

Unos 50 pacientes del principal hospital psiquiátrico de La Habana
murieron durante el invierno pasado durante una ola de bajas
temperaturas, supuestamente como resultado de desnutrición y frío porque
directivos del hospital vendieron la comida y las frazadas de los
pacientes en el mercado negro.

http://www.elnuevoherald.com/2011/06/22/v-fullstory/965595/regimen-cubano-reconoce-aumento.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario