martes, 4 de diciembre de 2012

Falsas promesas

Falsas promesas
Aimée Cabrera
(www.miscelaneasdecuba.net).- La secretaria general del sindicato de la
salud, la máster María Martínez mencionó las acciones que llevó a cabo
el sindicato de la salud en cumplimiento de los acuerdos del X Congreso
efectuado en el 2010.

Entre otros, Martínez enumeró el mejoramiento de las condiciones
laborales, las cuales se notan en consultorios y policlínicos como van
de regulares a malas; y por tanto, atender la salud y seguridad de los
trabajadores, no puede ser óptima si los mismos no tienen el mínimo de
condiciones.

También señala la sindicalista como ha mejorado la alimentación que es
fatal y poco balanceada en la mayoría de los comedores y si es en los
hospitales tan mala está para los trabajadores como para los enfermos.

Velar por la ropa y calzado es muy fácil decirlo o leerlo si bien no es
menos cierto que "el papel aguanta todo lo que le ponen", el personal
médico y los enfermeros cerecen de uniformes, cada cual con el zapato o
la ropa que consiga, si no llevan su solapín o identificación, los
pacientes no saben si es un personal de la salud.

Las más de 4 mil obras remozadas no son suficientes, ni es notable el
avance en la distribución de la ropa y el calzado, mucho menos en el
aseguramiento de la alimentación de la guardia médica. Llegar a un
cuerpo de guardia con un enfermo aquejado de un dolor, en el preciso
momento en que los médicos van a comer es bien difícil de aguantar.

Se ve como muchos pacientes y familiares aparecen con potes u otros
recipientes con alimentos que les dejan a los médicos hambrientos por la
falta de merienda; algunos se excusan ante los pacientes y pote en mano
se van a comer algo que les de fuerzas para seguir consultando en
lugares donde las condiciones son bien malas.

Ahora que además de su trabajo específico tienen que trabajar en el
pesquisaje que incluye visitas a las viviendas para llevar el récord de
donde hay enfermos con sintomatologías contagiosas como puede ser el
dengue agota al trabajador de la salud que mal comido y sin un calzado
confortable tiene que bajar y subir escaleras y cumplimentar con cifras
de viviendas visitadas como si esa fuera la única labor que tuvieran
que realizar en su jornada de trabajo.

Sin comentario y humillante es que todavía los médicos estén percibiendo
salarios míseros a pesar de los estudios realizados y la alta
profesionalidad que tienen que desplegar ante cualquier situación
relacionada con su trabajo específico.

La secretaria general de la salud no se cansa de decir mentiras. De sus
planteamientos a lo que se palpa en cada consultorio, policlínico u
hospital va un largo trecho de dificultades, a no ser que se refiera a
las instituciones especiales donde nada falta, las cuales existen sólo
para los dirigentes y funcionarios gubernamentales, así como para los
extranjeros que hacen turismo de salud en la Isla.

http://www.miscelaneasdecuba.net/web/article.asp?artID=37880

No hay comentarios:

Publicar un comentario