martes, 9 de abril de 2013

Casi muere de diverticulitis y no era un comandante

Casi muere de diverticulitis y no era un comandante
Lunes, Abril 8, 2013 | Por Reinaldo Emilio Cosano Alén

LA HABANA, Cuba, 8 de abril de 2013, Reinaldo Cosano Alén/
www.cubanet.org.- Alexander Machín Viciedo, de 22 años, tuvo un dolor
muy intenso en el bajo vientre el 20 de marzo pasado. Ni pensar en
llamar la inexistente ambulancia para recogerlo en su casa. Tomó el
ómnibus en Bajurayabo, donde reside, hasta el policlínico de Guanabo, a
unos seis kilómetros.

Era de noche y todo se complica, especialmente la transportación. Un
médico de guardia consideró que el divertículo de Alexander requería
cirugía urgente, que no se realiza en ese policlínico. Dijo también que
el asunto era de vida o muerte y no podía perder un minuto, pero que no
había servicio de ambulancia en ese policlínico, ni en el más cercano (a
cinco kilómetros), en Campo Florido, para trasladarlo urgente al
hospital; dijo que se había comunicado telefónicamente con la Central de
Ambulancias de Alamar y le respondieron que no tenían vehículo
disponible en ese momento. El médico indicó que Alexander tenía que ser
trasladado al Hospital Naval (a más de veinticinco kilómetros) por sus
medios. "Alexander tuvo que hacerlo por ómnibus porque no tenía un dólar
para pagar el taxi colectivo", cuenta Horacio Marrero Viciedo, tío del
joven.

El dolor se agudizó durante el trayecto. El galeno no estaba equivocado.
El joven fue operado inmediatamente al llegar al hospital.

"Si se habla de salud y el gobierno plantea que Cuba es una potencia
médica, ¿por qué pasan estas cosas? ¿Por qué policlínicos tan lejos de
hospitales no tienen transporte propio para casos de urgencia? Incluso
ni había una ambulancia en la Central de Ambulancias, a dieciséis
kilómetros de Guanabo. ¿Cómo le van a decir a mi sobrino que se vaya en
guagua, con esos dolores tan fuertes?", concluye Horacio, también
residente en Bajurayabo.

Independientemente de los 60 mil pobladores en Guanabo y barrios
cercanos, esta villa turística atrae multitudes, especialmente en
verano por sus muchas playas. Según cifras oficiales, acuden diariamente
más de 24 mil veraneantes, lo que implica aumento de accidentes de
cualquier tipo, incluidos los de tránsito; heridos, ahogados,
infartados, intoxicaciones, alcoholismo, violencia doméstica y
callejera, además de los padecimientos comunes de salud, que requieren
atención de urgencia y servicio de ambulancia.

El policlínico Doctor Mario Muñoz Monroy, de Guanabo, tenía un salón de
cirugía mayor, varios laboratorios especializados, como los de
urocultivo y coprocultivo, y servicio propio de ambulancia y camilleros,
pero el Ministerio de Salud Pública los eliminó con su política de
reducción de plantillas de trabajadores e insumos para evitar gastos al
gobierno. Otros policlínicos han corrido una suerte similar.

cosanoalen@yahoo.com

http://www.cubanet.org/noticias/breves-destacados/casi-muere-de-diverticulitis-y-no-era-un-comandante/

No hay comentarios:

Publicar un comentario