martes, 6 de enero de 2015

Cosas que se tragan los cubanos…

Cosas que se tragan los cubanos…
Posted on 6 enero, 2015
Por Alejandro Rodríguez Rodríguez*

Descartes: To be is to do. Aristóteles: To do is to be.
Frank Sinatra: Dobedobedoooooo…
Graffiti Anónimo

"Toqué, pero no me abrieron…", fueron las primeras palabras que me dijo
mi padre al salir del salón de operaciones con un tajo vertical en la
panza casi del tamaño de mi antebrazo. Cuando uno pasa los 75 años y se
somete a una intervención quirúrgica de urgencia es normal, supongo, esa
sensación de que te recoge la Parca.

Siendo fiel a una tradición centenaria de Rodríguez despistados, mi
padre acudió bastante tarde al hospital, donde le diagnosticaron
obstrucción intestinal. Y luego de varias horas y varios sustos propios
de la complejidad de la maniobra, el médico nos dijo la causa: se había
tragado un pedazo de nylon.

La vecina que se tragó una estrella

Ahora que ya pasaron los sustos y el tajo vertical se le nota poco,
recuerdo algunos casos semejantes que ocurrieron en el barrio donde
vivo, par de ellos dignos de mención.

El primero es el de la vecina Z, que llegó al Cuerpo de Guardia
(Urgencias) asegurando que se había tragado una estrella… ¡Y cuentan los
que lo vieron que era de fotografía el rostro del médico que la escuchaba!

¿Qué pensaría usted si fuera médico y llegara una paciente aparentemente
sana, hasta sonriendo, jurando que sí, que se tragó una estrella? "Esta
loca se equivocó de hospital, su problema es con el psiquiatra…",
seguramente. O si estuviera de broma, tal vez (cosa rara en los médicos
que hacen guardia en los hospitales de Cuba), pediría a un estudiante
que le comunicara de inmediato con el oficial de guardia de la NASA,
para discutir el caso en conjunto.

Pero no… la vecina completó la historia enseguida: la estrella, que era
más una estrellita plástica, pertenecía al adorno de un cake de
cumpleaños y de alguna forma había ido a parar al merengue, que de
alguna forma había pasado de la boca al estómago sin la interferencia
maxilo-linguo-dental que cualquiera esperaría.

Atorada en el camino

El final del cuento no lo tengo claro: no sé si naturalmente la defecó
(como los niños cuando se tragan una canica) o si se la extrajeron
mediante procedimiento quirúrgico, pero igual, tragarse una estrella,
dicho así, en seco, es todo un relato memorable. Teniendo en cuenta que
las estrellas tienen cinco puntas, yo le hubiese recomendado la segunda
solución.

El segundo "tragador de objetos extraños" del barrio lo hizo con un
trozo de su propia prótesis dental, lo que aquí se conoce como "la
plancha". Aunque he escuchado varias historias en que la gente se traga
los dientes, literalmente, esta en particular resalta porque fue una
tragada a medias. O sea, que la prótesis nunca llegó a su estómago, sino
que se quedó atorada en el camino, en la parte alta del esófago.

Luego, cuentan, los médicos no sabían qué hacer: era muy arriesgado el
"abordaje torácico", o sea, rajarle el pecho al viejo para sacarle los
dientes, por lo que decidieron empujarle la prótesis hasta el estómago,
y hacer la operación por allí, que está más blandito y no suele doblarse
el bisturí.

Estos casos pueden ocurrir en cualquier lugar de la isla, pero no son
acaso representativos de lo más malo que se puede tragar un cubano: yo
he visto gente tragarse cosas peores, y las sigo viendo a diario.

Del socialismo próspero y sustentable

Veo, por ejemplo, a quienes se tragan las ganas de hacer o las ganas de
decir. Entonces terminan, a la larga, con un daño severo en la capacidad
de pensar y generar criterios, que generalmente los convierte en seres
tristes, o en contentos bipolares.

Asimismo muchos se tragan el cuento de que la actualización del modelo
económico cubano (los cambios de la economía) conducirá al país a una
cosa que llaman "Socialismo próspero y sustentable" en un lapso
presenciable por mi generación. Un día, estoy seguro, en el año 2560 o
por ahí, alguien escribirá la Leyenda del Eslogan en cuestión en el
mismo tono en que se escriben los mitos más notables de las culturas
populares.

Pasa que el Gobierno no se ha tomado siquiera el trabajo de definir en
términos concretos ese Socialismo próspero y sustentable que tanto
promociona, tras lo cual yo no me he tomado el trabajo de verlo claro
más allá del cuento, pastilla o medicina en cucharita, que se traga o se
escupe.

Hay quien dice que no lo definen porque desconocen el significado de
Socialismo, y quien dice que es porque olvidaron lo que es ser
Prósperos, pero la verdad es que yo soy muy vago, poco entusiasta, como
para ponerme a razonar al respecto, así que le dejo a usted, si quiere,
ese dolor de cabeza, y me voy a comer algo en la calle… que tengo unas
ganas tremendas de ir parar al salón de operaciones.

*Periodista cubano residente en Camagüey. Tomado de su blog Alejo3399

Source: Cosas que se tragan los cubanos… | Café Fuerte -
http://cafefuerte.com/cuba/21022-cosas-que-se-tragan-los-cubanos/

No hay comentarios:

Publicar un comentario