sábado, 14 de febrero de 2015

Los servicios médicos en Cuba - Oscuridad de la casa

Los servicios médicos en Cuba: Oscuridad de la casa
[13-02-2015 11:44:38]
Damarys Moya Portieles

(www.miscelaneasdecuba.net).- Esta historia está contada de forma
personal por el afectado, que según plantea tomó la decisión de acudir a
la oposición interna, porque ya no le queda nada que hacer con el
régimen que le ha mentido y lo ha vilipendiado.
Su nombre es Lázaro Marrero Bermúdez, tiene 46 años de edad y vive en la
calle 7ma. No. 8ª, entre A y Campos, en el Reparto Libertad, en el
villaclareño municipio de Santa Clara.

Su triste historia comenzó cuando en 1981 le pusieron sondas por un
accidente, apenas tenía 12 años de edad y le pasaron sondas
ocasionándole un estrechamiento uretral y le salió una carnosidad por la
cicatrización del tejido. A partir de ese momento de su adolescencia, le
quitaban dos veces por semana la carnosidad de la uretra y ese mal
trabajo médico le provocó una estenosis uretral, lo que se ha convertido
en algo crónico y al parecer sin solución.

Para evitar este tratamiento tan invasivo le efectuaron una cistotomía,
el 24 de febrero de 2014, que consiste en una apertura con una sonda de
la ingle a la vejiga por encima del pene. Debido a ello tiene que tomar
constantemente antiinflamatorios y antibióticos; que le cuesta mucho
trabajo conseguir en las farmacias. Además tiene asignada la posibilidad
de comprar mensualmente, 4 bolsas y dos sondas para aplicar a la cistotomía.

De su vida personal

Lázaro es un hombre divorciado, que vive con su hijo de 19 años, al que
ha criado. Trabaja en la Empresa Recolectora de Materias Primas de Villa
Clara, como mecánico; a pesar de su delicado estado de salud.

Las diligencias

Cuenta que ha acudido a todas las instancias, incluyendo al Comité
Central del Partido, sin ninguna respuesta. Llama al Ministro de Salud
Pública y la secretaria le plantea que tiene que escribirle el problema
para tramitarlo, si el Ministro lo estima pertinente.

Su solución no es muy fácil y consiste en una operación de uretra
abierta, para implantar células de la mucosa oral, que plantean que solo
la hace en Cuba un médico nombrado Perdomo.

Lázaro lo fue a ver al Instituto de Nefrología y él le prometió que sí
lo iba a operar. Cuando acudió nuevamente el pasado 9 de setiembre, el
facultativo le dijo que se trasladaba para el Calixto García que lo
fuera a ver después del 24 de setiembre.

Desesperado por solucionar su problema se personó en el Calixto García y
no lo pudo localizar, realizó varios intentos y en una de las visitas
habló con el Dr. Cantero Jefe de Servicios de Urología, quien le refirió
que conocía el nombre del médico pero que nunca lo había visto
personalmente.

Plantea el afectado que consiguió hasta el correo electrónico del Dr.
Perdomo, pero le devuelven los mensajes que le envía porque dice tiene
la bandeja llena.

En otra de sus gestiones acudió al Cimeq y el pasado 2 de febrero lo
llamaron de Atención a la Ciudadanía de este Hospital, para decirle que
no tenían solución para su problema.

Su gran decepción dice, está centrada en la ayuda médica que da Cuba en
otros países y que exhibe constantemente por la televisión nacional, con
los testimonios de enfermos que han sido curados de disímiles
enfermedades y la de él que fue causada por una negligencia médica, no
tiene solución.

Source: Los servicios médicos en Cuba: Oscuridad de la casa -
Misceláneas de Cuba -
http://www.miscelaneasdecuba.net/web/Article/Index/54ddd5963a682e191480f1b0#.VN8olvnF9HE

No hay comentarios:

Publicar un comentario